Después de unos años viviendo en la misma casa se hace inevitable tener que pensar en las reformas, principalmente en las reformas de baños y cocinas. Las reformas pueden afectar sólo a los accesorios de cocina y de baño o incluir también albañilería y fontanerías. Contratar una empresa de trayectoria reconocida en el sector es imprescindible para evitar disgustos y quebraderos de cabeza durante la reforma. Planificar y cerrar el presupuesto hará que todo sea más fácil, dentro de la incomodidad que puede suponer. Te dejamos unos consejos para que todo el proceso te resulte más fácil y al final puedas disfrutar de tu cocina y tu baño reformado a tu gusto.

El proyecto en las reformas de cocina: ¿Qué quieres conseguir con la reforma de tu cocina?

El primer paso para afrontar la reforma de una cocina es tener claras cuáles son las necesidades a cubrir. Si no tienes lavavajillas y lo quieres instalar; si el fregadero es muy pequeño y necesitas uno más grande; si el botellero apenas lo utilizas y quieres cambiarlo por otro mueble. Todos estos cambios los debes tener anotados para detallarlos en el momento de tu cita con el técnico de la obra.

Al adquirir la vivienda el promotor entrega a los propietarios los detallados de la casa, tanto de planta como de instalaciones eléctricas y de fontanería. Estos planos son imprescindibles para saber qué puedes hacer y qué no, y será el ingeniero de edificación (antiguo aparejador o arquitecto técnico) o el interiorista quien te aconseje sobre una decisión u otra.

El diseño previo en las reformas de cocina disminuye la posibilidad de imprevistos que te pueden incrementar el presupuesto notablemente, además de alargar los días de la obra e, incluso, que la reforma no se ajuste a tu gusto.

Los materiales: ¿Cómo quieres tu cocina?

Es recomendable que veas con antelación todos los materiales que se van a necesitar en la reforma. Azulejos, focos de luz, pintura y puertas y ventanas, en el caso de moverlas de sitio. Además tienes que elegir los muebles de cocina, la encimera y los electrodomésticos, además de otros accesorios de cocina que completarán la reforma.

La disposición del espacio de trabajo: ¿Cómo distribuir los accesorios de cocina?

En las cocinas se habla de triángulo de trabajo al que forman los tres elementos sobre los que pivota toda la actividad de cocinar, por eso es tan importante que estén dispuestos de la manera más adecuada y confortable para tu trabajo:

-Zona de cocción: la placa vitrocerámica o de inducción (o de gas, aunque ya apenas se usan en los hogares).

-Zona de limpieza: el fregadero, con la zona anexa de escurridor si la tienes.

-Zona de almacenamiento: la nevera.

Cuando planifiques la cocina debes pensar, en primer lugar, cómo configurar esta zona del triángulo de trabajo. Si hay que sortear muchos obstáculos entre unas zonas y otras, tendrás que cambiar el diseño para optimizar el trabajo que se desarrolle en ella.

La superficie de trabajo: mejor cuanto más grande

La cocina la puedes distribuir de diferentes formas, según el espacio disponible y el tipo de reforma que quieras llevar a cabo. Puedes optar por una cocina lineal, con todos los elementos en una única pared, en ángulo, en paralelo. En cualquiera de ellas tienes que contar con dejar unas zonas de trabajo que irán entre los elementos del triángulo que hemos visto anteriormente. Estas zonas de trabajo son los espacios de encimera que están libres de electrodomésticos y sobre los que vas a preparar tus alimentos.

Además, ten en cuenta la altura de la encimera, dependiendo de tu propia altura, para que te resulte cómoda y no tengas que estar encorvada o con los brazos estirados. Las medidas estándar son entre 88 y 91 centímetros de altura, pero si la necesitas más alta debes encargarla a tu medida. Para ello se puede aumentar la altura de los muebles, elegir unas patas mayores o una encimera más gruesa. Cualquier solución es válida para que trabajes a gusto en tu cocina.

La zona de mayor actividad, ¿cómo la organizas?

Ahora que sabes cómo organizar el triángulo de trabajo y las áreas de trabajo intermedias, debes decidir cómo vas a organizar los utensilios de cocina y los electrodomésticos en las distintas zonas. Hay algunas distribuciones tradicionales, como el lavaplatos debajo del fregadero, y otras más novedosas, como las columnas de horno y microondas.

Como regla general es aconsejable optar por guardar los pequeños electrodomésticos en muebles destinados a ellos. Están de moda los muebles con persiana que incluyen en el interior un enchufe múltiple y donde van guardadas la tostadora, la cafetera, la sandwichera y otros.

Para los útiles de cocina también existen actualmente en el mercado infinidad de posibilidades, para que lo tengas todo recogido y en orden. Muebles caceroleros, cajones cuberteros contribuyen a que el aspecto de la cocina sea pulcro y acogedor, además de facilitar la limpieza.

La iluminación de la cocina: una lámpara no es suficiente

La luz en la cocina es fundamental no sólo para su utilización en la preparación de los alimentos, sino para hacer de esta habitación una estancia acogedora que, en muchos casos, se convierte en punto de reunión informal de la casa.

Para iluminar bien la cocina debe tener en cuenta algunos aspectos

-¿Cuánto tiempo pasas en la cocina? Hay cocinas que sólo se utilizan para la preparación de los alimentos y otras en las que, además, se come. En el caso de la zona de cocción y preparación puedes optar por una iluminación puntual y directa y en la zona de office por una luz ambiental más cálida.

-La luz natural es preferible a cualquier tipo de iluminación artificial. Si dispones de ventanas en la cocina, planifica tu reforma para aprovechar al máximo esa ventaja.

-Siempre luz de bajo consumo. Lo normal es que pases mucho tiempo en la cocina, por lo que debes optar por las luces de menos consumo que te ofrezca el mercado en cada momento.

-Ilumina la encimera desde la parte baja de los muebles altos. Existen lámparas específicas para colocar detrás de los embellecedores de los muebles, de forma que quedan ocultas y te darán una luz potente para toda la zona de trabajo. En la zona de cocción puedes instalar una campana extractora que tenga luz, para ver con claridad el proceso de lo que estás cocinando.

-Si dispones de armarios despenseros puedes instalar sistemas de iluminación que se fijan en las propias paredes de los muebles. Se encienden automáticamente al abrir el armario y facilitan el acceso a todos los productos que tengas guardados.

Las reformas de los baños

Igual que en el caso de las cocinas, si te planteas la reforma de un baño tienes que tener claro qué comodidades quieres conseguir con la reforma y si esta se va a limitar a cambiar los accesorios de baño o va a ser integral.

En el caso de que necesites hacer una reforma que incluya albañilería, electricidad y fontanería debes contar con la ayuda de un profesional. A la vista de los planos del baño, observará los cambios que son posibles y el mayor o menor importe de los mismos, para que puedas decidir de acuerdo a tu presupuesto.

Estas son algunas cuestiones a la hora de las reformas de los baños que puedes tener en cuenta.

Los elementos del baño que quieres cambiar

Para ganar espacio en un baño la reforma estrella es el cambio de la bañera por una ducha. Pero también se cambian con frecuencia el resto de los sanitarios, como inodoros y lavabos. La porcelana va deteriorándose con el paso de los años, pierde brillo, presenta daños por golpes y los modelos se ven anticuados. El mundo de los sanitarios evoluciona con las modas y las prestaciones cada vez son mayores, por lo que la reforma de un baño puede ser un buen momento para actualizar todas las piezas del mismo.

La fontanería, una reforma imprescindible

Si vas a hacer una reforma integral de tu baño, intenta que el recorrido de las tuberías sea el más sencillo posible, tanto en las de suministros como en las de desagüe. Esto supondrá un ahorro energético y de agua en las tuberías de suministro, que necesitan menos recorrido para llegar a tu baño, y por tanto menos cantidad de energía en el caso del agua caliente. Por otra parte, al haber menos metros de tubería embutida las probabilidades de cualquier problema también se reducen y, en caso de avería, el coste será menor.

También puedes solicitar que te coloquen una llave de paso en cada sanitario, para que no tengas que cortar en la llave de paso general cuando tengas una fuga.

Si has adquirido una casa antigua conviene que una empresa especializada en reformas de baños te haga una revisión completa para determinar qué partes de la fontanería debes cambiar.

La distribución de los sanitarios

El lavabo y la ducha son fácilmente intercambiables, porque en ambos hay tuberías de entrada y salida de agua. El caso del inodoro es más complicado, debido a que necesita estar más cerca del bajante vertical y su tubería horizontal debe tener mayor inclinación que las demás.

Los revestimientos y los accesorios de baño

Tradicionalmente el material que más se ha utilizado en las reformas de los baños ha sido el azulejo. Por sus propiedades es fácil de limpiar y soporta los productos de limpieza más agresivos, como la lejía y el amoniaco, sin deteriorarse. Además, impide las filtraciones producidas por el vapor de agua, por lo que evita la humedad y la condensación.

Aunque todavía se siguen colocando los azulejos hasta el techo en muchas reformas, cada vez es más frecuente combinarlo con pintura de distintos acabados, como los estucos, el ladrillo, la piedra y otros revestimientos más actuales.

Los accesorios de baño, junto con los revestimientos elegidos, van a determinar el estilo final del cuarto de baño. Por eso es importante que definas qué estilo quieres darle para que elijas todos los elementos de acuerdo al mismo.

El estilo de tu baño

Puedes optar por un baño rústico, vintage, moderno, industrial, todo depende de tu gusto y del resto de la decoración de tu casa.

Para un baño de estilo rústico

Los baños rústicos están muy de moda en spas y establecimientos termales, ya sean urbanos o rurales, porque trasmiten la sensación de estar en plena naturaleza. Si te gusta este estilo te damos unas sencillas claves para conseguirlo en la reforma de tu baño:

-Elige un lavabo de piedra, como el granito sin pulir. Son muy decorativos, especialmente si consigues uno que tenga una cierta antigüedad.

-Las paredes de azulejos blancos, de ladrillo rústico o de madera. También puedes optar por empapelar con un papel apto para zonas húmedas; en este caso elige un papel de flores estilo country para reforzar la sensación natural.

-Los accesorios de baño pueden ser de barro cocido, de hierro forjado, de latón envejecido combinado con madera. Siempre buscando la autenticidad del conjunto.

-Distribuye por todo el espacio tarros de vidrio a modo de florero y como contenedores de algodones, horquillas y otros útiles necesarios en el baño.

Si te gusta el estilo actual

-Elige un revestimiento en uno de los materiales que están de moda y que tradicionalmente no se han utilizado para ello: cemento pulido, acero inoxidable o gressite para la zona de agua. Conseguirás un aspecto original que hará de tu baño un espacio único.

-Los muebles de baño minimalistas y funcionales. El color lo puedes elegir en una única gama o contrastado, según el efecto que más te guste.

-Los accesorios de baño: sólo los imprescindibles, con diseños pulidos y materiales de última generación.

Cuando pienses en las reformas de cocina y baño piensa en Zausanhome, por el amplio catálogo de accesorios y pavimentos que te ofrecen. La profesionalidad y la rapidez en sus reformas son dos cualidades que caracterizan a esta empresa que, además, te ofrece el asesoramiento gratuito para que afrontes tus reformas con éxito garantizado. Zausane también te ofrece unas ventajas de financiación importantes, ya que desde 20 € al mes puedes disfrutar de la reforma de tu baño o cocina, y disfrutarla desde el principio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone